/ by /   Historia / 0 comments

¿ Sabes que son los perros K9 ?

Los “Perros K9” hacen referencia a lo que se conocen habitualmente como perros policías, usados como unidades de rescate, de búsqueda de drogas o de protección. Sin ir más lejos la propia palabra “K9” (k-nine, en inglés) es un homófono de la palabra canino, como podéis ver.

La historia nos lleva a que aparezcan como una de las primeras unidades organizadas de perros, a la guerra contra los indios Seminole, en 1835-1842, donde fueron usados por el ejército de los EE.UU.

Es complicado poder decir cuál fue el primer perro policía de la historia. Algunos autores afirman que en Gante (Bélgica), en el siglo XX, se entrenaron los primeros perros para trabajo policial, y que esta práctica se extendió rápidamente por Europa, sobre todo Hungría, Alemania, Austria o Francia. En Alemania ya en 1911 existían 500 estaciones dotadas de perros adiestrados para tales fines.

Fue ya en la Segunda Guerra Mundial cuando el uso de perros de manera militar cogió más fuerza y los bandos reclutaron perros para el servicio en la guerra.

Tradicionalmente, el Pastor Alemán ha sido una de las razas más elegidas para la seguridad (reputación adquirida al ser usados por los nazis para el control de presos en campos de concentración), sin embargo hoy en día se usan también razas como el Pastor Belga Malinois, que poseen una fidelidad y capacidad de aprendizaje que nada tiene que envidiar a la raza anterior. Para el control de narcotráfico, explosivos y otros se usan además otras razas de perros que realizan a la perfección su trabajo.

En los tiempos que corren, los perros policías son considerados agentes de la ley y se les provee de insignias y chalecos antibalas. En el triste caso de morir en acto de deber, se les realiza un funeral con todos los honores policiales, como es realmente justo.

En España actualmente, los fines en los que son requeridos los Perros Policía K9, son por ejemplo los de servir en los cuerpos y fuerzas de seguridad, preparándose equipos hombre-perro para la búsqueda de cadáveres, de desaparecidos o sepultados en accidentes, intervenir en situaciones en las que sean requeridos o colaborar con la Guardia Civil, Policía Nacional, Fuerzas Armadas u otros equipos, así como otras actividades en relación con estas temáticas.

Es un trabajo realmente duro para el que los animales deben estar perfectamente adiestrados, y una vez el entrenamiento está completo, funcionan a la perfección, dando unos exquisitos resultados de trabajo individual y en equipo con sus compañeros de patrulla.

SHARE THIS